Los excesos del Rock más alucinantes 2021


Introducción a Los excesos del Rock

Prepárate a leer los excesos del rock más alucinantes.

Hay una razón por la que las estrellas de rock son sinónimo de exceso en todo.

Muchos ídolos del rock vivieron así: sus hazañas se convirtieron en leyenda y también en informes forenses ya que el peligro de las fiestas es la tentación de ir demasiado lejos.

 

Ozzy Osbourne

Ozzy es responsable de algunas de las historias del rock más increíbles de todos los tiempos.

La mayoría de ellas son ciertas, por ejemplo, realmente sí mordió a un murciélago en el escenario durante un concierto y se dice que estaba tan borracho y molesto que durante una reunión con un sello discográfico le arrancó la cabeza a una paloma con la boca: ¡esto es lo que Ozzy Osbourne hace en el trabajo!

En una gira en el ’84 con Mötley Crüe hizo algunas cosas depravadas y repugnantes.

Según la película biográfica de Mötley Crüe «The Dirt» los miembros de la banda y Ozzy Osbourne estaba pasando el rato en la piscina de un hotel en Florida.

Ozzy Osbourne

Los relatos cuentan que luego de pedir cocaína y no recibirla Osbourne tomó una pajilla, se tiró al suelo e inaló una fila de hormigas.

Por supuesto eso no era suficiente para él así que, tal como cuentan, orinó por todo el cobertizo de la piscina frente a todas las familias presentes y acto seguido lamió su orina…  algo común y corriente viniendo de nuestro Ozzy, ¿No crees?

 

Nikki Sixx

En los ambientes del Hard Rock se conoce que Vince Neil prefiere el alcohol, Nikki Sixx opta por cosas más peligrosas.

En 1983 se estrelló con su porsche y se dañó el hombro: tomó analgésicos recetados por los médicos pero éstos no fueron suficiente para el Sixx escribió en The Dirt

La heroína comenzó a consumirme: primero la usaba para aliviar el dolor de mi hombro y luego para aliviar el dolor de mi vida que es el dolor de estar sin heroína

Nikki Sixx, The Dirt, 2013

En 1986 el uso de heroína de Nikki Sixx ya no era secreto de la banda y el músico terminó en un centro de rehabilitación del cual escapó saltando por la ventana del segundo piso.

Se cuenta que el 23 diciembre del 1987 Nikki disfrutó de una noche de cocaína con miembros de Guns ‘N Roses, Megadeth y Ratt y antes de irse a una habitación del hotel del Franklin Plaza donde Nikki fue inyectado por su narcotraficante con una dosis letal de heroína.

¡HAS LEÍDO BIEN!

¡LETAL!

Perdió el conocimiento 6 veces y un amigo llamó a una ambulancia. Después de estar clínicamente muerto por 2 minutos volvió a la vida gracias a 2 inyecciones de adrenalina administradas por un paramédico.